domingo, 10 de octubre de 2010

Walid Makled: ¿Cómo es posible que un general viva en una casa de 3, 4 millones de dólares? Claro! con la plata de los Makled

A continuación comparto con ustedes la entrevista que hizo el periodista Casto Ocando a Walid Makled, encarcelado en Colombia por los delitos de asesinato y tráfico de drogas, y que el diario "El Nacional" publica hoy Domingo.



Esta es la entrevista:

Desde la cárcel de máxima seguridad de Cómbita, a dos horas al noreste de Bogotá, el empresario de origen árabe Walid Makled, acusado por los gobiernos de Venezuela y Estados Unidos de ser uno de los más importantes capos de la droga, habla extensamente por primera vez acerca de sus vinculaciones con el gobierno de Hugo Chávez y su caída en desgracia a fines de 2008.

Fue presentado por el Gobierno de Colombia como el tercer capo de la droga más peligroso del mundo. El de Estados Unidos lo acusa de enviar 10 toneladas mensuales de cocaína a ese país. Y el gobierno chavista lo responsabiliza de dirigir una tenebrosa red de distribución de narcóticos. Pero él dice que es inocente y que tiene pruebas para demostrarlo en cualquier tribunal internacional.

Señala que gran parte de sus inversiones se la expropiaron a finales de 2008, cuando una comisión de la DIM decomisó un cargamento de cocaína en una finca administrada por su familia en las afueras de Valencia.


Tres de sus hermanos fueron encarcelados, acusados de narcotraficantes. Walid huyó a Cúcuta, donde fue capturado el 19 de agosto.

Mientras espera ser extraditado, Makled revela que pagaba dineros y mantenía en nómina a altos funcionarios del gobierno chavista, incluidos generales, ministros y diputados, y que tiene los documentos para probarlo.

Desde el sitio de reclusión conversó vía telefónica en forma exclusiva con El Nacional.

–¿Cómo comenzó su relación con el gobierno chavista?

–A través del ex gobernador Acosta Cárlez, yo colaboré con 2 millones de dólares para la campaña del Sí en 2004.



–¿Cómo obtuvo usted las concesiones en Puerto Cabello y el aeropuerto de Valencia?

– Esa concesión era originalmente de unos familiares del gobernador Salas Romer, a quienes les compré la maquinaria de esa amlacenadora por 3,4 millones de dólares, debido a que Acosta Cárlez se las quería quitar. Acosta Cárlez me dijo que para tener la concesión debía pagarle 12 millardos de bolívares. Entonces le hice 5 cheques de 1.000 millones de bolívares cada uno. Y estando en mi oficina él me llamó a que lo acompañara en un acto; y en ese acto dice: el señor Makled está donando 5 millardos. Pero yo no estaba donando 5 millardos, estaba pagando una almacenadora que me vendió. ¿Qué hizo el ciudadano gobernador? Esos 5 cheques se los entregó a varias fundaciones que eran de sus hermanos y de sus cuñadas.

–¿Se consideraba chavista?

–Nosotros apoyamos bastante el proceso, creíamos bastante en ellos, hasta que fuimos vilmente traicionados por mucha gente. Durante el paro petrolero yo presté todas mis gandolas para que ellos pudieran resolver la situación del transporte del combustible. Y me pagaron quitándome mis empresas. Por eso le pido a la oposición venezolana que mande una comisión de la nueva Asamblea Nacional para que oigan lo que yo estoy diciendo, y mostrarles las pruebas.



–¿Conoció personalmente al presidente Chávez?

–Directamente a él no. Pero sí a parte de su gabinete.

–¿Estuvo alguna vez en Miraflores?

–No, pero sí en varios lugares donde él estuvo. Era de las personas que me sentaba en la primera fila.

–¿Cómo explica usted el cargamento de droga que decomisó la DIM en la finca de su familia en el estado Carabobo?

–Los generales Orlando Rodríguez y Cliver Alcalá tienen que explicar de dónde sacaron esa droga y la metieron en mi finca.

–¿Los acusa usted de sembrarles esa droga?

–Claro, cien por ciento. Imagínese una persona que se esté ganando de 6 a 8 millones de dólares. ¿Qué necesidad tiene de tener en su finca una droga y a nombre de uno? Eso no cabe en la mente de nadie. Todo el expediente está viciado completamente. Pero yo tengo todas las pruebas, gracias a Dios logré sacar las pruebas de toda la gente que trabajaba conmigo, la gente que yo le colaboraba, y la que tenía metida en mi nómina.

–¿Qué pruebas tiene?

–Vauchers, números de cuentas donde les he depositado, cuentas a nombre de esposas de ellos, cuentas a nombre de hermanos de ellos. En mis nóminas tenía a ministros, hermanos de ministros, generales, almirantes, contraalmirantes, coroneles y cinco diputados de la Asamblea Nacional, a quienes les regalé un carro último modelo a cada uno. También quiero denunciar al general Néstor Reverol. Él ha manejado mis empresas durante 23 meses. Esas empresas han generado en ese tiempo 140 millones de dólares. Esos 140 millones tendrían que estar depositados en un tribunal y no están.

–¿Y ese dinero es producto de qué? ¿Cómo producen sus compañías 140 millones de dólares en 23 meses?

–Muy fácil. Nosotros tenemos 9 almacenadoras en uno de los puertos más importantes. Eso lo puede corroborar el gobernador del estado Carabobo, que es una persona seria.

–¿Pero se trata de negocios lícitos?

— Claro, cien por ciento lícitos. Nosotros manejábamos 14.000 contenedores al mes. Les manejábamos toda la carga a Ford, General Motors, la Chrysler, a Iveco, todos esos fabricantes nacionales. Teníamos contratos con las líneas navieras más importantes del mundo, entre ellas Lloyd y Merck.

Sin embargo, hay acusaciones de que usted se enriqueció a través del narcotráfico.

–Acuérdate que ellos agarraron mis empresas y con mi dinero empezaron a hacer una campaña de desprestigio de narcotráfico. Imagínese la gran mentira que yo maté un capo colombiano, el más grande de Colombia.

–Se refiere a la acusación de que asesinó a Wilber Varela, alias “Jabón”, uno de los jefes del Cartel del Norte del Valle.

–Claro, una cosa ridícula.

Un informe de la DEA afirma que usted envió hasta 10 toneladas de cocaína a Estados Unidos todos los meses.

–Eso fue una campaña sucia que me hicieron. Yo soy de nacionalidad venezolana, nunca he ido para Estados Unidos, no tengo ni siquiera visa, nunca he salido de Venezuela.

–Las acusaciones en su contra dicen que enviaba cargamentos de droga por barco y por avión a Estados Unidos.

–Eso es lo que dicen por Internet.

–Pero según la agente de la DEA Yvonne Schon usted dirigía personalmente las operaciones de narcotráfico en Puerto Cabello.

–Cuando hay tanta plata se presta para muchas cosas. Cualquiera puede hacer un informe. Arrancaron con la mentira de que yo maté a este narcotraficante Varela, que me dicen aquí en Colombia que ha matado a más de 1.500 personas.

–Pero hay un documento de la DEA.

–Cuando tú eres un empresario exitoso, hacen de todo para desprestigiarte. A mí me hicieron un capo, imagínese, de empresario y padre de familia, mucha gente que conoce de la colonia árabe de Valencia, como una persona respetuosa.

–También dicen que tenía relaciones con un narcotraficante vinculado con la guerrilla de las FARC, que se llama José María Corredor Ibagué, alias “el Boyaco”.

–Le vuelvo a decir: los malandros que tienen mis compañías agarraron y comenzaron a meter cosas por Internet. Que Walid Makled era esto, esto y esto. ¿Por qué no dicen que Walid Makled tenía concesión de fertilizantes, que se la otorgó el hermano del vicepresidente del PSUV, Saúl Ameliach? ¿Eso por qué no lo dicen?

–¿Era esta la concesión para vender fertilizantes de Pequiven?

–Claro, yo podía distribuir fertilizantes a toda Venezuela. Ellos me despachaban 900 gandolas al mes de la petroquímica. No tenía necesidad de andar en cosas ilícitas.

–Otra de las denuncias es que usted distribuía fertilizantes para ser usados en la fabricación de cocaína.

–Por favor, ese fertilizante me lo dio la gente de Pequiven para despacharlo para allá. ¿Qué tengo que ver ahí?

–¿Está dispuesto a ir a un tribunal internacional para defender su inocencia?

–Claro, por Dios.

–Recientemente circuló la copia de un carnet del Tribunal Supremo de Justicia a su nombre, firmado por el magistrado Eladio Aponte Aponte. ¿Cómo obtuvo ese carnet?

–De ese tema no quiero hablar todavía.

–¿Qué pasó con los 3,4 millones de dólares que usted tenía en el Caracas International Banking Corporation, en Puerto Rico, y que fueron decomisados por el Gobierno estadounidense bajo la presunción de que eran dineros productos del narcotráfico?

-Esos 3,4 millones estaban en Citibank. Pero el banco del señor Nogueroles tenía un puntico más de interés y agarramos esos 3,4 millones de dólares y los pasamos al CIBC, a través de otro banco.

–¿Pero el origen de ese dinero era legítimo?

–Legítimo cien por ciento, si estaba en Citibank, imagínese. Yo le estoy diciendo que todo es un vil montaje.

–¿Usted dice que el informe de la DEA es una mentira, un montaje?

–Claro, por favor.

–Pero el dinero fue congelado porque era suyo, bajo acusaciones de que provenía del narcotráfico.

– A Zuloaga le sembraron las acusaciones de unos carros, a Mezerhane le sembraron conexiones con paramilitares, y a los Makled lo más cochino que hay, que es la droga. Si yo soy narcotraficante, todo el gobierno de Chávez es narcotraficante. Trabajaban conmigo ministros, generales, contraalmirantes, hermanos de ministros, generales de aviación.

–¿Y usted tiene todas las pruebas de estas relaciones?

–Yo hablé de una lista de 15 generales. A esos 15 generales yo les tengo pruebas. Pero también hay 25 generales que los conozco, que son amigos míos y no puedo hablar nada de ellos. A esos los ayudaba así por afuerita, pero no tengo un soporte para decir que recibían dinero de mí.

–Usted afirma que tiene una fortuna superior a los 1.000 millones de dólares.

–Es más que eso. Nosotros somos una familia que ha venido trabajando por 30 años.

–¿Y dónde está esa fortuna, en Venezuela o en el exterior?

–Déjeme explicarle. Yo cuando hablo de esa suma estoy metiendo las empresas que están en manos del Gobierno. Del Gobierno no, en manos de cuatro generales delincuentes. Son tan descarados, que el que está manejando Aeropostal es el hermano del (ex) presidente del Banco de Venezuela, Orellana. ¿Qué le parece?

–¿Quiénes son estos generales que manejan ahora sus empresas?

–¿Cómo es posible que un general viva en una casa de 3, 4 millones de dólares, como vive el general Néstor Reverol? ¿Cómo es posible que su familia en Cabimas viva en una casa de 2 millones de dólares? Claro! con la plata de los Makled.

–¿El dinero que usted dice haber pagado a generales, ministros y contralmirantes, lo pagó fuera de Venezuela, por ejemplo en cuentas en Suiza o Estados Unidos?

–Hubo unos pagos dentro y fuera de Venezuela y hubo unos depósitos en bolívares en cuentas de ellos y de familiares de ellos. Esos depósitos serán entregados a los respectivos gobiernos.

–¿Qué otros negocios tenían los Makled con el Gobierno?

–Teníamos un Mercal al mayor, donde la gente hacía cola para comprar. Ahí nosotros teníamos ese negocio con el Gobierno. Por cierto, cuando me quitaron mis empresas, el Gobierno me debían a mí 300 millardos. También esa plata se la robaron. Yo también les prestaba a ellos 10 gandolas que iban para el Fuerte Tiuna, para la Policía Militar en Caracas, donde yo cargaba 10 contenedores con pura mercancía para los cubanos. Y esa mercancía se iba para Puerto Cabello. De allí iba directo al barco, no pasaba por ningún tipo de control aduanero.

–¿Qué tipo de mercancía salía para Cuba?

–Todas las semanas salían 10 gandolas. En esas gandolas los cubanos metían colchones, neveras, lavadoras, cocinas, de todo. Un general de la Policía Militar me pedía el apoyo. Y nadie se atrevía a revisar esa mercancía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada