miércoles, 20 de octubre de 2010

¿Qué significa en realidad padecer de trastorno Bipolar?

Se habla de trastorno bipolar o maníaco-depresivo cuando se manifiestan en un individuo dos estados anímicos principales, llamados en psiquiatría “polo depresivo” y “polo maníaco”, los cuales alternan en la persona de manera inconsistente.



El ejemplo clásico es el de una persona que por momentos se muestra depresiva, y luego completamente eufórica. Si bien los cambios de humor pueden afectar a la mayoría de las personas, la clave para diagnosticar el desorden bipolar suele ser la forma extrema en la que se presentan los síntomas. En el paciente bipolar, los estados de ánimo ocurren de manera desproporcionada e incluso pueden no guardar relación con lo que sucede en su vida diaria.

Definición

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta tanto al organismo como a la manera de pensar. Se manifiesta por sentimientos de desesperanza y de desesperación, que pueden llegar a obstaculizar diferentes aspectos de la vida, impidiendo, en muchas ocasiones, que la persona pueda llevar una actividad normal.

Se trata de uno de los problemas más comunes y más serios que padece la gente hoy en día. Existen varios tipos de trastornos depresivos:

- Depresión mayor: Se manifiesta por una combinación de síntomas, que interfieren notablemente en la vida de la persona que los padece, incapacitando la ejecución de las tareas cotidianas. (ver síntomas)

- Distimia: Es una forma más moderada de depresión, los síntomas son más leves pero se pueden mantener durante más tiempo.

- Trastorno bipolar (o trastorno maniaco depresivo): Este tipo, es menos frecuente que el resto. La característica fundamental es la aparición de cambios cíclicos en el estado de ánimo. Hay unas fases de estado de ánimo eufórico (manía) en las que la persona tiende a estar hiperactiva, feliz y eufórica. Puede meterse en proyectos grandiosos y tener la sensación de que “se puede comer el mundo”. Sus conversaciones suelen ser excesivas, sus pensamientos están acelerados y se comportan de forma inapropiada en las situaciones sociales. Y hay unas fases de estado de ánimo bajo (depresión). Aquí las personas experimentan varios síntomas depresivos. Los cambios de una fase a otra, suelen ser graduales. Aquí es necesario buscar tratamiento, ya que suele empeorar y convertirse en un trastorno psicótico.

Síntomas

Los síntomas más característicos de la depresión son:

- Estado de ánimo triste o apatía la mayor parte del tiempo
- Sentimientos de desesperanza
- Disminución de la energía
- Alteraciones del sueño
- Pensamientos recurrentes de suicidio o muerte
- Dificultad para concentrarse
- Irritabilidad
- Disminución de interés por las actividades cotidianas
- Pérdida de autoestima
- Dificultad para tomar decisiones
- Sentimientos de culpa e inutilidad
- Síntomas físicos persistentes como dolores de cabeza, gastrointestinales…

Los síntomas más característicos de la manía son:

- Ideas de grandeza
- Disminución de la necesidad de dormir
- Energía excesiva
- Conversación acelerada
- Pensamientos inconexos
- Aumento de la libido (del deseo sexual)
- Falta de concentración
- Irritabilidad
- Comportamiento agresivo o entrometido
- Falta de autocontrol

Caso real

"A los 42 años recién cumplidos perdí mi puesto de trabajo. La empresa donde trabajaba hizo suspensión de pagos. Mis pensamientos, a partir de entonces, giraban alrededor de cómo podía encontrar una salida económica. No veía solución alguna. Me sentía mayor, sin futuro, sin dinero, sin futuro para mí y para mis hijos.

Estos pensamientos continuos no me dejaban analizar en positivo, ni caminar por la vida. Una apatía completa se adueñó de mí. No salía a la calle, no buscaba nuevos frentes laborales, quería estar en la cama de continuo. Deseaba morir y sentía atracción por poner fin a mi existencia.

A veces pensaba el porqué esta situación se daba en mí y no en otros compañeros de trabajo, que reaccionaban de manera diferente; podían estar tristes y apenados, pero persiguiendo un futuro. Para mi no había futuro, todo era negro, sin vislumbrar una salida. Me metí en un pozo sin fondo, donde ya todo me daba igual; ya no me importaba el trabajo, ni mi familia, ni mis amigos; simplemente quería acabar con todo y morirme.

Me diagnosticaron una depresión, de la que afortunadamente salí. Hoy tengo 47 años y puedo considerarme una persona feliz y muy afortunada por haber superado esa enfermedad tan monstruosa, como es la depresión".


Complicaciones

Las complicaciones más comunes de la depresión son:

- Problemas a nivel laboral, familiar y social
- Pérdida de trabajo (a causa de la gran cantidad de bajas laborales)
- Abandono del cuidado propio (dejadez en el aseo diario, aspecto descuidado…)
- Intentos de suicidio

Las complicaciones más comunes en la fase maniaca son:

- Comportamientos precipitados (gastos exagerados, promiscuidad sexual…)
- Abuso de alcohol y drogas
- Problemas con la justicia
- Deterioro de las relaciones personales, laborales y financieras

Información especializada sobre transtorno bipolar: Recomendaciones Clínicas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada